Arcos de la Frontera


Arcos de la Frontera, puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz, tiene un enclave geográfico que le ha hecho ser cobijo de las diferentes civilizaciones que han vivido en esta Sierra: desde los romanos, con el nombre Arx-Arcis, pasando por la invasión musulmana (Medina – Arkos), y llegando a los cristianos, con la toma por parte del rey D. Alfonso X El Sabio para la grandeza de Castilla.

Como en casi todos los pueblos blancos, si hay una civilización que marcó con fuerza su cultura, fue la árabe; así nos encontramos calles estrechas y empedradas, casas blancas, castillos y molinos, que junto con sus iglesias y monumentos han hecho que este municipio entre en el catálogo de los Pueblos Más Bonitos de España.

Es un pueblo con muchos edificios, miradores y rincones que visitar, así como patios, jardines y calles por las que perderse, por lo que hemos hecho una selección de los puntos que consideramos imprescindibles y que aparecen en la mayoría de nuestras rutas contadas por este municipio.